sábado, 13 de junio de 2009

VERGUENZA AJENA

Ayer, viendo la intervención de la Salgado, sentí una intensísima verguenza ajena. Una individua intoxicada de laca para el pelo, envarada y mentalmente bloqueada, accionando histéricamente las manos, agitando papeles sin ton ni son, pronunciando el acta de defunción de la economía española. Y aún tuvo redaños, la muy sinverguenza, para decirnos que las subidas de impuestos son por nuestro bien, que si no se recauda más, por lo menos servirán para estar más sanos o para que las "emisiones" sean más bajas.
Doña Elena: si son Vds unos mentirosos, unos desvergonzados, unos incompetentes y unos irresponsables, no se lo vamos a echar en cara. A quienes les votan eso no les importa, y quienes no les votamos lo sabemos y sufrimos desde hace años.
PERO NO NOS TOME POR IDIOTAS, POR LO MENOS A LOS QUE NO LO SOMOS.

3 comentarios:

TELLAGORRI dijo...

Ese es el problema : que dan hartazgo porque hablan como si toda la población tuviera el mismo nivel intelectual y de capacidades que ELLOS.

Sus discursos han respondido siempre a la dramática definición que hizo Groucho Marx sobre la política: "el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados" para, a continuación, pedir los votos.

cartasmarruecas dijo...

Buena descripción. Javier:
Por cierto: este post lo he publicado desde mi corresponsalía en Bilbao.
Saludos

Natalia Pastor dijo...

Los síntomas son tan graves, que ya no pueden seguir mintiendo por más tiempo,y se limitarán a dar una de cal y otra de arena,sobre todo para que el incondicional garbancero,asuma el futuro que se asoma a la vuelta del verano.
Cuatro millones y medio de parados camino de cinco,descenso del consumo, descenso de la producción industrial, los bancos endeudados hasta las cejas y preparando el cierre de sucursales, las cajas esperando un plan de rescate o fusiones antes que quiebren , cierre de empresas,ERES, gasto improductivo a mansalva,Ministerios que no valen para nada como el de Igualdad con partidas multimillonarisa,funcionarios y más funcionarios...
La responsabilidad del desastre nacional no es del Gobierno ni de Zapatero; es única y exclusiva del votante.
A él le corresponde el mérito.