viernes, 19 de junio de 2009

VIERNES. FUEGO, DOLOR Y LUTO

Poco nos ha durado la alegría del Viernes. Los demonios de ETA han vuelto a asesinar en Arrigorriaga. La primera noticia me la ha dado mi hermano, que ha oido a Carlos Herrera decir que había sido cerca del barrio de La Peña. Mi mujer estaba ahí en ese momento, yendo al ambulatorio. Angustia, llamadas de telefono. Todos bien. Parece que hay una víctima. Angustia de nuevo. Pienso en la familia. Luego leo en Libertad Digital que los hijos y la esposa han sido llevados a Basurto.
Sigue la suma de cadáveres, descuartizados, calcinados. El innoble sufrimiento al que es sometido no"este pais" sino sus ciudadanos. Y no todos, sino solo aquellos que se enfrentan a los nubarrones negros de odio sembrados y cultivados por los de siempre. Otra vez las solemnes bobadas. Dice López que "han matado a uno de los nuestros". Siempre, Patxi, matan a uno de los nuestros. Tambien cuando el muerto es salmantino, y no de Baracaldo. En la caja, todos somos iguales.
Mañana manifestación. Al otro, como si tal cosa, todos volveremos a nuestros ocios y nuestros negocios. Nos hemos vuelto duros. Mientras tanto, la hidra socava los cimientos morales de nuestra tierra. Seguirán los Pirritx, los Porrotx, las Gestoras, las txoznas festivas, y tantas y tantas inmundicias que van difundiendo esa basura totalitaria que ha degradado el Pais Vasco. El pobre, atribulado Pais Vasco.
P.S.: desde aquí, mi humilde y reiterada petición de que se abra un serio debate sobre la cadena perpetua en España. De la pena de muerte ni hablamos, aunque no por falta de ganas.

5 comentarios:

Vasco Anónimo dijo...

Estoy harto de tener que aguantarlos; de que campen a sus hacnchas, como si los buenos fueran ellos.


Voy a pedirla a mi padre ir a la manifestación el Bilbao. Seguramente no iré, pero bueno...que se le va ha hacer..

cartasmarruecas dijo...

Amigo:

Yo estoy en Bilbao. No voy a ir a la manifestación. Hace mucho que fui ala última. Siempre que he ido amanifestarme he salido con la sensación de formar parte del rebaño, de ir convocado por una gente que, al final, siempre me ha fallado. Recuerda que esta vez nos convoca Patxi. El mismo que le montó la movida a Rajoy en la capilla ardiente de Carrasco. El mismo que se reunía con Otegi. Cuando el Gobierno se reunía con ETA, los que decíamos que era una indecencia pasabamos por fascistas. Los hechos nos han dado la razón. ¿de qué nos ha servido?.
No iré a la manifestación, y no seré ni un punto peor que los que vayan. Incluso probablemente mi ejecutoria contra el terror y por la libertad estará más limpia que la de muchos de los que acudan.

Un Saludo.

Natalia Pastor dijo...

Lo que cambian las cosas...
De aquel proceso de claudicación ante ETA de Zapatero,de aquellas calendas donde Otegi era un "hombre de paz" y Pachi López se sentaba con los batasunos,...pasamos otra vez aquella melodia de "la unidad de todos los demócratas contra la barbarie", a oir a la Vicevogue que nunca han bajado la guardia, al Obispo Blázquez que abogó por la negociación "exigir" que ETA se disuelva...
Qué asco,que náusea,que vómito produce tanto falserio.

TELLAGORRI dijo...

Casi me da más asco lo que han dicho los políticos tras la canallada que el propio acto.
Le he oído decir a Rajoy y varios más del Pepe que no van a parar hasta lograr el fin de Eta, y eso yo llevo oyéndolo desde 1970.

Lo que significa que las palabras de peperos, sociatas o medio-pensionistas no hay más que humo y que les trae floja que asesinen o coman morcilla los etarras.
Realizan el RITUAL, al igual que los curas cuando echan agua bendita sobre un cadever.

Los franceses siempre han sabido dónde se esconden las alimañas y sólo los cogen a cambio de......

Los sociatas unas veces les regalan bonitos chollos y les dan palmaditas en la espalda.

Los peperos de hoy utilizan los asesinatos para salir en los medios y sanseacabó.

Los peneuvistas y batasunos brindan con tintorro o pacharán en sus casas, a escondidas unos y en plena calle o en la cárcel los otros.

Anónimo dijo...

Antes de agradecer la música con que nos obsequias este viernes, tengo que manifestar mi dolor y repulsa por el atentado. ¡Cuándo a
cabará esta locura!

Saludos. Isabel