viernes, 24 de julio de 2009

PERITO DE PARTE

Vaya por delante que el cacareado "dialogo social" me parece un invento endemoniado, destinado a que el Gobierno de turno se lave las manos en todo a lo referido a política laboral, dejando que sean la patronal (el malo) y los sindicatos (el bueno) los que se peleen, mientras que el Gobierno queda de árbitro, de sheriff benevolente que administra los acuerdos o desacuerdos a los que los antedichos hayan podido cerrar.
Dicho lo cual afirmo que lo de este año ha sobrepasado cualquier límite. Lo de Zapatero haciendo de "perito de parte", aliandose con los sindicatos, afeandole la conducta a la patronal, invitando a todos a canapés, pastas y café en el chale de la Moncloa a ver si los bobos de los empresarios se adormecen y pican (que no picaron) para despues cabrearse, defecar un decreto-ley y echar la culpa de la indigestión a los cabronazos de la patronal: en fin, todo el ceremonial confuso de las ultimas semanas es para echarse a temblar. Si Zapatero no quiere una huelga, y los sindicatos son tan bastardos de ni plantearselo, allá cada cual. Pero es legítimo pedir, ya que no decencia, por lo menos un poquitico de pudor. Al menos unas sospechas de buenas maneras.
Vive España instalada desde hace años en una impúdica exhibición de chulería. Este fatal y descarado alineamiento de un gobierno lelo con unos sindicatos paniaguados y analfabetos no es una excepción.

4 comentarios:

Rubín de Cendoya dijo...

Mucha razón en el fondo.

Lo más bonito de todo es que ahora Zapatero amenaza a "la patronal" con un decreto en el que se instituye un subsidio de 400 euros a los parados sin prestaciones.

Y no pasa nada.

País

TELLAGORRI dijo...

Brillante comentario a lo que cocinan los "pijo-progres" (por llamarlos de alguna forma porque socialistas tampoco son y a lo más que se parecen es a los peronistas o a los del Pri mexicano, en donde lo que prima es mantenerse en el poder para apropiarse de los caudales públicos), y que ya no guardan ni las apariencias de una honestidad disimulada.

Te doy un 10 en el párrafo =
Vive España instalada desde hace años en una impúdica exhibición de chulería. Este fatal y descarado alineamiento de un gobierno lelo con unos sindicatos paniaguados y analfabetos no es una excepción.

Natalia Pastor dijo...

Lo más terrible, es que a Zapatero sólo le interesa la foto de un acuerdo aunque este sea insutancial e intranscendente:sin reforma laboral, no hay solución posible a al crisis.
Sigue siendo un rehén voluntario de unos sindicatos instalados en el pesebre más nauseabundo, con tal de no afrontar una huelga general, aunque esto suponga el hundimiento de la nación.
Un estadista en estado puro...

cartasmarruecas dijo...

Y lo peor es, aunque parezca increible, lo de la cena. A ver si los atiborro y bajan la guardia, debió de pensar el charrán de la Moncloa. Atiborrarlos no los atiborró, y en cuanto a lo de adormecerlos, parece ser que le salió del revés. No picó la CEOE, e hizo bien en no picar.
Como comentario personal. Si a mí me invita Zapatero a un ágape, juro por Dios que a los postres, con una buena copa de cognac en la mano, le hubiera dicho exactamente lo que pienso sobre él y su impericia. Y luego lo filtro a "El Pais".
En España, si llamaramos a las cosas por su nombre, empezaríamos a ver la luz al final del tunel