lunes, 31 de agosto de 2009

PARVA SABINIANA. PRESENTACION


Hay dos bloques de obras completas (ambas obran en mi biblioteca), que llaman la atención por motivos bien distintos. Son, al fin y al cabo, hijas de dos hombres tambien muy diferentes. Las primeras son las de Marcelino Menéndez Pelayo, gran polígrafo, que llenó sesenta y cinco volúmenes de mediano tamaño escribiendo casi sobre casi todo lo humano y lo divino. Las otras, salvadas las distancias, son las de Sabino Arana. Constituyen tres gruesos volumenes, que dedica casi en exclusiva a hablar sobre nada. En la balanza, casi tiene más mérito el segundo que el primero. Es harto dificil llenar de naderías casi tres mil páginas.
Las obras de Arana son objeto de un evidente disimulo. No se editan, porque no hay quien las compre, pero tampoco se esconden, porque sería equivalente a anatemizarlas, y nadie anatemiza un Evangelio. Y así estamos. No las busque en la Casa del Libro, porque no están, pero no desespere, porque quizá las acabe encontrando en la Plaza Nueva de Bilbao.
Las obras de Arana padecen además una notabilísima injusticia. Les pasa a todos los escritores (incluso a los buenos) y a los músicos (incluso a los mejores). A base de citar fuentes secundarias y terciarias, se acaba por citar solamente algunos fragmentos, dejando de lado textos que serían tanto o más reveladores del pensamiento del autor. En el caso de Arana este fenómeno es muy notorio. Todo el mundo cita el texto "¿Que somos?", dejando de lado infinidad de pasajes que dejarían claro el "¿Cómo soy?" de Arana, que es lo que realmente nos interesa.
No pretendo ser ni exhaustivo, ni ordenado. Los textos serán completos cuando la brevedad lo permita, o extractados, cuando la prolijidad de Arana se avenga mal con la paciencia media del lector de un blog. Utilizo la edición de Sendoa Argitaldaria, pie de imprenta San Sebastián (no Donostia, curiosamente), sin fecha,. ISBN 84-85846-1.
Mi proposito con esta serie que comienza (y que se superpone a las Empresas de Saavedra Fajardo y a los viernes de Debussy), es proporcionarles algunos fragmentos literales de las obras de Arana, que considero reveladores (aunque quizá no capitales) para entender la manera de ser, y así tambien la manera de pensar, del fundador del nacionalismo vasco. Espero poder aportar textos, si bien no inéditos, sí lo suficientemente recónditos como para que a Vds les haya merecido la pena visitar esta casa. La semana que viene el primero.

2 comentarios:

Tellagorri dijo...

BRAVO, Alfredo. Ya te has decidido a hecer el penoso trabajo de extractar y publicar las naderías del Vate por excelencia.
Voy a leerte con delectación porque el Sabino Polikarpo debiera de ser incluído en el grupo de colecciones tipo LA CODORNIZ de Alvaro Iglesias, Tono, Munoa, etc.

Subrayo hoy algo muy importante de tu post =

Constituyen tres gruesos volumenes, que dedica casi en exclusiva a hablar sobre nada. En la balanza, casi tiene más mérito el segundo que el primero. Es harto dificil llenar de naderías casi tres mil páginas.

isra dijo...

Ya te dije que cuando empezases con ÉL no me lo perdería.

Tendría que haber llegado antes que Tellagorri porque ha subrayado lo primero que me ha llamado la atención, ya tiene mérito llenar 3000 páginas con la nada más absoluta.

Aunque también me quedo con ¿Cómo soy? y sí, es lo central. Quiero saber de este loco, de su propio puño y letra pues lo que conozco son siempre referencias de terceros.. y es que no encuentro nada suyo cuando salgo por Madrid, y lo intento.