miércoles, 23 de septiembre de 2009

¿¿¿COME CON RAJOY???

El ganador del concurso Come con Rajoy almuerza con el líder del PP un año después

Pues vaya porquería de servicio tiene el restaurante. Yo ya me hubiera ido... Por lo menos les habrán sacado unos picatostes con filadelfia, para amenizar la espera.

Rajoy afirma que no le importaría bajarse el sueldo

¡Coño, Mariano, espera a pagar la comida!. A ver si encima de ganar el premio y esperar un año, al colega le va a tocar pagar el condumio.


4 comentarios:

Tellagorri dijo...

Estupenda ironía.

El Rajoy, supongo que tendrá algo que ver con ese concurso y desde luego no ha mostrado mucho interés en decidir quién es el ganador.
Estaría en su perpetua siesta reparadora de fatigas.

Fatigas que le deben de venir de andar en BICI, porque por la política está más descansado que Ibarreche en PUERTO RICO, en donde les enseña a los portorriqueños lo que es UN ESTADO LIBRE ASOCIADO.

José Luis de Valero dijo...

Otra ironía.

Dice que no le "importaría" bajarse el suelo...Coño, pues que se lo baje de una puñetera vez y deje de hablar en futuro. Aunque la verdad, me parece a mí que Rajoy ya no tiene ninguna clase de futuro político.

Javier Pol dijo...

Aquí tiran con bala al "futurible" de Rajoy, yo vaticino que un futuro no muy lejano lo hará bien.

¿El futuro llega alguna vez? Me encanta divagar, ya me lo dice la mujer que siempre estoy en las nubes o en la quinta galaxia.

CARTASMARRUECAS dijo...

Ya Larra hablaba del desgraciado mañana que no ha de llegar jamás. Andamos penando como Diógenes, buscndo una "alternativa". Alternativa viene de "alter", otro, y creo que Rajoy es, símplemente, otro más de esta casta política feble y lánguida.
Ni la derecha, ni los conservadores, ni los liberales españoles cuentan con un liderazgo (más allá del todavía virtual de Aguirre). Mientras el país se hunde, El PP se encomienda a Arriola. El apellido le honra. Arriola arrió la bandera de los principios, de las convicciones y de la libre expresión de los mismos, para entregarse a la timorata práctica del "espera a que Zapatero caiga, el tiempo y tú contra otros dos, Mariano".
Así nos va.