miércoles, 2 de septiembre de 2009

LENIN, DOS FOTOGRAFÍAS INTERESANTES.



La primera es una imagen de los "trabajos de mantenimiento" de la momia de Lenin. El simple concepto ya repugna. El hecho de que se lleven a cabo sin guantes es más revelador del "alma rusa" que cien páginas de un tratado.
La segunda es una fotografía de Lenin después de la apoplejía que se lo llevó a la tumba (metafóricamente, como revela la primera foto).
No me merecen mayor comentario, salvo un "sic transit gloria mundi" entreverado de "bien muerto está".

5 comentarios:

Pfunes dijo...

Recuerdo haber visto en un canal de documentales uno relacionado no con la momia en sí (que sólo se veía en la urna de Moscú), sino de las vicisitudes para embalsamarlo, construirle el Mausoleo y el mantenimineto de ambos en los momentos más duros del "paraíso" de la Unión Soviética.

Realmente la momia de Lenin era y es una gran carga para el gobierno ruso.

Un saludo.

CARTASMARRUECAS dijo...

Creo que la momia es uno de esos enseres familiares que uno no expone orgullosamente, porque lo aborrece, pero que tampoco se atreve a tirar a la basura (que es lo que apetece), no vaya a ser que al dia siguiente de la "liberación" aparezcan los familiares culpables del desaguisado y empiecen a hacer preguntas. Si no fuera por esa especie de internacional devoción postmortem por el comunismo, largo tiempo ha que esta carroña estaría un par de metros debajo del "permafrost" siberiano. El debate no ha lugar. Hubo un tiempo en que la vitrina del mausoleo era el mayor mostrador de carne de Rusia. Los demás estaban vacíos, o solo había una mortadela de burro.
¡¡que tiempos, Tovarich!!.

Tellagorri dijo...

PROBE tovarich. Convertido en momia a base de pinceladas e inyecciones de formol o de lo que fuere, para ser un fósil-miseria.

La misma pregunta me hago con otros trozos de cadaveres conservados durante siglos, como el BRAZO INCORRUPTO DE SANTA TERESA DE AVILA, y que tanta juventud le daba a nuestro "Caudillo" tenerlo cerca. Decían que lo guardaba en su dormitorio.

O esas vasijas que conservan la SANGRE NO LICUADA de no sé cuantos santos y que una vez al año SE LICUAN sin necesidad de usar la minipimer.

Probes los adoradores de muertos.

CARTASMARRUECAS dijo...

Javier:
Hay algunas historias fascinantes sobr ele manejo que Carlos II y Fleipe Ii hacieron de la momia de San Isidro. A ver si hay tiempo y encuentro algo en mis papeles. Hace más de veinte alos que no recordaba la cosa.
Lo de la incorrupción solía tener que ver con la exanguinación (por las frecuentísimas sangrías previas al deceso) y por una medicación furiosamente tóxica que se les daba a los viaticados.
¡¡Ay, la medicina de otros tiempos!!.
Te recomiendo el capítulo que Marañón dedica a la enfermedad, muerte y funerales de Olivares. Portentoso.

Anónimo dijo...

La primera de las fotos no es de Lenin. Obsérvese su mano derecha. Por lo visto, se trata de uno de los cadáveres que usaban para probar y perfeccionar los métodos de momificación. Este es el de un señor que se perdió en una terminal rusa en los años posteriores a la segunda guerra y cuyo cadáver no fue reclamado por sus familiares. Hay en youtube un video en ruso en el que aparece una detallada explicación.