viernes, 18 de septiembre de 2009

PRD

Un buen amigo mío, metido en un partido político hasta que se fue a otro recien refundado (..y hasta aquí puedo leer), me decía que los partidos son máquinas de obtener, y en su caso de mantener el poder. En resumen, presentarse y ganar elecciones. Cuantas más y más seguidas, mejor. No hay más.
Entre convocatorias, los partidos siguen siendo máquinas de obtener y mantener el poder, solo que en lo que se llaman "órganos del partido", que es la manera gilitonta de llamar a los variados cenáculos, logias, convenciones y reuniones de amigotes que celebran entre ellos. Aquí tampoco hay más.
Los valores, las ideas, los principios, las convicciones, las creencias, los proyectos, son asuntos instrumentales que se esgrimen, esconde y modifican en la medida en que es necesario para la consecución de los verdaderos objetivos, que son... OBTENER Y MANTENER EL PODER.
En los últimos tiempos se ha producido en España un fenómeno notable. El fenómeno Rosa Díez. Rosa Díez es una política socialista, de hondas convicciones socialistas, que fue cargo socialista en un gobierno con nacionalistas, y que intentó hacerse con el poder en el partido socialista. Como no pudo, se revistió con una serie de ropajes ideológicos que le permitieron fundar un partido (PRD, Partido de Rosa Díez, tambien llamado UPD), en el que hace todo lo posible (y hace bien) por mantener el mando, con vistas a conquistar y mantener cuotas de poder.
Si alguien se sale de este guión, por lo demás antiguo y sobradamente contrastado (tanto que lo siguen todos los partidos del mundo), es apercibido, amonestado y finalmente, expulsado y cubierto de oprobio. Si alguien denuncia estos usos, es perseguido, censurado o clausurado.
El PRD, aunque revestido de la seda democrática que tan productiva le está resultando, no deja de ser la misma vieja mona Chita tan conocida para los españoles. Es cuestión de tiempo que la valiente denuncia que recorre la red cale en las berroqueñas conciencias de aquellos españoles que (¡pobrecitos!) creen haber hallado el Dorado de un Partido (¡¡esta vez sí!!) limpio y democrático.

4 comentarios:

Tellagorri dijo...

Excelente diagnóstico de ese Partido de la ROSA y sus mariachis, y en general de la catadura de cada uno y de todos los Partidos políticos.

Al final, aquellos hombres de principios del siglo XX, como Baroja, Unamuno, e incluso Franquito, van a tener razón.

Según ellos los partidos políticos arruinan a una nación.

El problema es que sin ellos no se puede practicar la DEMOCRACIA y ejercitar los derechos del ciudadano a asociarse.

Unamuno fue diputado en el Congreso y salió disparado hacia su cátedra de Salamanca a los pocos meses.

Baroja y Azorin quisieron probar pero viendo las incapacidades de los miembros de la política, se olvidaron definitivamente del tema.

Mi teoría de cómo mejorar el asunto es conocida y simple : al estilo gringo que cada aspirante a político se pague de su bolsillo la campaña y los costes para obtener un escaño.

CARTASMARRUECAS dijo...

Yo a la democracia no le veo mayor futuro. En vez de tende a una Administración pública pequeña, económicamente viable y eficaz, se tiende al mastodontismo, a una especie de dinosauios funcionariales que necesariamente acaban conllevando estructuras políticas igualmente descomunales. El tamaño del sistema de pàrtidos es directamente proporcional al tamañode la Administración, no se nos olvide).
Y puesto que la mayor ilusión del español medio es ser funcionario, y que los poderes Públicos le saquen las castañas del fuego, no veo viable que estos mastodontes desaparezcan.
Lo malo es que nadie nos habló de esto cuando se diseño la cacareada "democracia española". Libreme Dios de preferir las dictaduras, pero la democracia no se parece en nada a este engendro que padecemos.

isra dijo...

Me voy a retratar, hace muchos años estudié Ciencias Políticas, hace muchos años me afilié al PP, hace poco, dentro del pp, hubo (hay) una corriente que quería acabar con la basura del partido... pero no, esto es una auténtica basura sin solución.

Con lo que siempre me ha gustado la política había "algo" que siempre me impedía dar ese paso definitivo, y me alegro, lo que yo consideraba durante los estudios era una ocupación noble (nunca lo consideré una profesión, que ese es la gran lacra, debe ser un servicio tras una carrera profesional) se ha convertido en la España actual en una auténtica basura plagada de mediocres.

Tenemos un problema, y como dices no vamos a defender ahora las dictaduras, lo que hace que el problema se enquiste, se agrave y se eternice, la única forma de cambiar esto sería mediante métodos expeditivos y ya me dirás quien y cómo le pone el cascabel al gato si no podemos/debemos actuar "manu militari".

CARTASMARRUECAS dijo...

Este mismo amigo, Isra, me propuso entrar en el PP, en aquel (y en este) momento en proceso reconstituyente. Se daba la fecha de Marzo de 2009 como más probable. Me lo pensé... y me abstube. Mi ejercicio profesional es incompatible con semejante cosa. La evolución de los acontecimientos me dio la razón. no hubiera durado más de quice días. Para que te hagas una idea, una de las gracietas del PP en Navarra fue "cerrar" un bar, ponerse la camiseta de Osasuna y celebrar la permanencia en primera. SI una partido que se presume serio debe rebajarse a esas conductas de forofo para "caer bien" es que tiene muy muy poco que ofrecer. Tengo el honor de haberme dado de baja de militancia incluso antes de darme de alta.