jueves, 11 de marzo de 2010

¿¿QUE HAY DE LO MÍO??

España es un país de solidarios que van a lo suyo. Me explico: cuando fulano tiene un problema, le falta tiempo para tirar copias de un folio, echar mano de cuatro o cinco bienintencionados, y salir a pedir firmas para que el Parlamento o el Gobierno se hagan cargo "de lo suyo".  El fulano se comporta como un solidario bidireccional. Pide la solidaridad de los demás, y afirma que lo que hace es una "iniciativa ciudadana" que busca el "bien común", "que mi desgracia no se repita" y otras jeremíadas semejantes. En España vamos con un boli en la mano, estampando firma al pie de las mas justas o más delirantes peticiones, los más razonados o alocados manifiestos, sin preguntar muchas veces qué, por qué, y sobre todo a petición de quién firmamos.
España es, además, un país de militantes. El militante es un individuo asaz curioso. Ha delegado su independencia de criterio, haciendo dejación de su autonomía moral e intelectual, para pensar, creer y afirmar lo que le manda el partido. Así, un militante socialista es, desde el momento en que milita en tal partido, y sin ir mas lejos, proabortista y contrario a la pena de carcel perpetua o a la pena capital. Además, en los últimos años el militante socialista español habrá estado más que de acuerdo con la negociación política con los asesinos de ETA, e incluso habrá tragado con que el gobierno sustentado por su partido le haya mentido en repetidas ocasiones.
Ayer me desayuné con la noticia de que el señor Cortés (padre de la asesinada niña Mari Luz) se daba de baja en el PSOE. Señal de que era militante. Señal de que, durante todos estos años en los que ha ido de lado a lado plañendo sobre "lo suyo" no se ha preocupado en absoluto sobre lo que el partido del que formaba parte hacía o dejaba de hacer en relación con "lo de los demás". Ahora resulta que a Cortés (ningún lumbrera, dicho sea de paso), le duele que su partido no le haya hecho caso. Le duele que los compañeros socialistas no le hayan respondido a la eterna pregunta:"¿qué hay de lo mío?". No hay nada, amigo Cortés, ni de lo suyo ni de lo de tantos otros. Pero solo ante la falta de respuesta a "lo suyo", Cortés se cae del guindo y se da de baja en el partido.


 Y luego pedirá solidaridad.


Y firmas.


P.S: repito mi sempiterna solicitud de cadena perpetua para estos crímenes. Y los de terrorismo también. Y cumplimiento íntegro de condenas.

P.S nº 2: como padre que soy, creo que el sufrimiento de este hombre debe de ser infinito. Una cosa no quita la otra. Pero creo tambien que estas cosas hay que decirlas, porque el sufrimiento no lo justifica todo.

5 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Lo has clavado, Cartas Marruecas.

España es, además, un país de militantes. El militante es un individuo asaz curioso. Ha delegado su independencia de criterio, haciendo dejación de su autonomía moral e intelectual, para pensar, creer y afirmar lo que le manda el partido.

Lo de pensar por sí mismo es muy peligroso, según para quién. Porque a lo peor se tiene que enfrentar con algo o alguien.

El ejemplo del CORTÉS está clarísimo.

Y lo mismo sucede con los afiliados a partidos nacionalistas. Todo lo dejan en que su problema ya lo resolverá el "sandíos" de su batzoki.

Hace muchos que no firmo un papel en favor de......., ni aunque sea por los enfermos de cáncer del corazón.

Es otra de las formas de pretender ser ALGUIEN portando mil o dos mil firmas de amas de casa que salen del super o del parking.

Inmenso post, Alfredo.

Javier Pol dijo...

Se puede decir más alto pero no más claro. Nunca he creído en eso de los partidos políticos, nunca mi voto ha sido prisionero de una ideología concreta, ni de unas siglas ni mucho menos de ningún fantoche al mando de unos caraduras que se dedican a robar los pensamientos libres de las personas. Esto demuestra bien a las claras que a pesar de que decimos que somos superiores a los animales, nos gusta que los líderes de las manadas nos digan que pensar, que decir y como y cuando a quién votar. Luego es lo que dices tu Alfredo... ¿Que hay de lo mío?

CARTASMARRUECAS dijo...

Me alegra que os haya gustado el escrito. Ya se que no me prodigo demasiado, pero estamos enfangados en una especie de sucesion empresarial coincidente con pico de trabajo y con la internés hecha cisco en el ordenador de casa, asi que es una heroicidad escribir algo.
Sobre lo dicho, poco que añadir. Algún dia habrá que escribir la historia de la partitocracia española, con esa excrecencia que le ha salido, llamada UpD, que va a dar mucho, muchísimo que hablar.

CARTASMARRUECAS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aspirante dijo...

Tien Ud. más razón que un santo.
Lo de pensar se nos da muy mal a los expañoles, que solemos usar la cabeza para embestir.
Y lo de los militantes del PSOE es de traca. Se lo puedo afirmar de primera mano, pues la familia de mi mujer son simpatizantes (y alguno afiliado) socialistas, y todo les tre al pairo.
Si tuvieran que votar a la mona Chita, la votarían seguro, y sin hacerse preguntas acerca del extaño candidato.