martes, 27 de abril de 2010

TECTONICA DE PLACAS, SEGUNDA ENTREGA

Lo malo de prometer cosas es que a uno le han educado para cumplirlas. Hace unos días publiqué un modesto articulillo en el que, a propósito de la erupción de cierto volcán en Islandia, exponía de una manera pretendidamente sencilla y pedestre algunos muy básicos conceptos de geología. Lo cierto es que tuvo un mediano éxito, a juzgar por los comentarios de los amigos que lo leyeron, y me veo obligado a cumplir con la segunda parte. Como toda segunda parte, esta es un cenagal, porque se trata de explicar en cuatro lineas y dos fotos una teoría un tanto compleja: la TECTÓNICA DE PLACAS.
Recordarán Vds que habíamos hablado de la DERIVA CONTINENTAL y del ENSANCHAMIENTO DEL FONDO MARINO, planteados respectivamente por los señores WEGENER y HESS en los años veinte y sesenta del pasado siglo. Estas dos hipótesis parciales se combinaron en una teoría más amplia, que es la llamada TECTÓNICA DE PLACAS (TP en adelante).
Antes de adentrarnos en la TP, convendrá invocar algunos conceptos muy básicos sobre la estructura de la Tierra. Como seguramente saben, la Tierra está compuesta por un nucleo (a su vez dividido en nucleo interno y externo), un manto (también interno y externo ), y una corteza. La corteza y la parte externa del manto, constituyen  una capa rígida, la LITOSFERA. La parte inmediatemante por debajo de la litosfera es una parte del manto, viscosa y dúctil, llamada ASTENOSFERA. Etimologicamente, pues, tenemos una “capa de piedra” que se encuentra sobre una “capa débil”. Si han entendido esto, ya tienen la mitad de la TP en la cabeza. Unas imagenes no estarán de más:

En la primera, se esquematiza la estructura en capas de la Tierra. Observese que la corteza terrestre abarca los primeros 100 Km (como mucho) de los 6.300 del radio total de la Tierra.


En la siguente imagen, otro esquema más detallado. Las extrañas letras que aparecen significan los siguente: MOHO (discontinuidad de Mohorovicic, que separa la corteza del manto), SIAL (composicion principal de la corteza terrestre continental, sílicio y aluminio),  SIMA (composicion principal de la corteza terrestre submarina, silicio y manganeso)



Lo que justifica toda la teoría de la TP es el hecho de que, contrariamente a lo que la lógica y las imágenes al uso dictan, la litosfera dista de ser una cáscara contínua que envuelve un contenido viscoso y caliente. La Tierra no es un huevo lleno de magma con un pedrusco en el centro.
La litosfera, en realidad, está constituida por un conjunto de placas de muy variado tamaño, de límites bien definidos, que otorgan a la litosfera una naturaleza cuarteada. Si además entendemos que esas placas, lejos de estar inmóviles se mueven “flotando” en la astenósfera, como si fueran baldosas sobre un cemento fluido, habremos entendido la esencia de la  TP, y lo demás serán datos, nombres e imágenes.

Dos esquemas de las placas tectónicas en las siguientes imagenes:




La discontinuidad de la litosfera, su división en fracciones discretas llamadas placas tectónicas, cobra importancia en la medida en que estas placas se desplazan horizontalmente sobre la astenosfera. La causa última de este movimiento se cree que son los flujos de conveccion que se producen por gradientes térmicos en la astenosfera. Imaginen que la masa fluida de la astenosfera se comporta como las olas en la playa, y que las placas tectónicas "surfean", sobre esas olas. Es una comparación un poco pedestre, pero muy gráfica.


La consecuencia de estos movimientos es que las placas interaccionan entre sí de diversas maneras, colisionando, friccionando, hundiendose unas bajo las otras. Masas tan ingentes, al contactar, no pueden más que provocar fenomenos catastroficos y enormes formaciones geológicas... sobre todo cuando utilizamos la escala humanas.

Hasta aquí la segunda entrega de esta serie. En una tercera hablaremos de cómo las placas tectónicas se relacionan entre sí, y de los acontecimientos que derivan de tal interacción.
Espero que les haya gustado




4 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

MUCHO. Me ha gustado. Porque se aprende y eso es muy util.Lo explicas de forma divulgadora, sin tecnicismos habituales, lo que lo convierte en tema fácil comprensión.

Practicamente vivimos, a tenor de lo que explicas, bajo el capricho de unas inmensas piezas que se mueven y deslizan debajo de la corteza terrestre, y que nos mandarán al carajo cuando menos se lo espera uno, aunque el globo terrestre siga vivo otros cinco mil millons de años más.

CARTASMARRUECAS dijo...

Así es. lo cómico del caso es que, com oexplciaremos en la tercera parte, como consecuencia de todo esto ocurren las erupciones, los terremotos y los tsunamis. Y cuando ocurren, en vez de explicarse estas cosas, se sacan unos cuantos gilipuertas atascados en un aeropuerto, quejándose de lo mal que está todo. No creo que las placas nos manden al carajo. Nos iremos nosotros antes, por idiotas.

Saludos.

Por cierto, si hubiera alguna cuestión que a Vuesa Nerced le resulta interesante, siempre puede pincharme, a ver si sale algo. Mientra tanto, acabaré con la tercera parte de la tectónica.

Javier Pol dijo...

Esto lleva toda la vida sucediendo, pero antes eran lo bastante listos, para desconocer estos datos, y segundo que bastante tenían con sobrevivir hasta el día siguiente. Hoy cuatro tontitos que intentan aprovecharse de otros cuatro tontitos han visto al becerro de oro y como hacerse multimillonarios diciendo chorradas, metiendo miedo y entre medias dando alas a todos los Al Gore del mundo.

Gran post Alfredo como el primero sobre el tema.

Topillo dijo...

No he podido leerte hasta hoy. ¡Muchas gracias! ¡Estupendo!