miércoles, 26 de mayo de 2010

DON MELÓN DE LA HUERTA (SOLAR)

Hace unos años pululaban por las reuniones de amigos unos pelmazos, dándoselas de sabios inversores, con aire de estar en el secreto de una dorada, postmoderna y ecológica jubilación. Me refiero al Inversor en Renovables Versión Huerta Solar (a partir de ahora IRVHS).
Para empezar, nunca entendí demasiado bien lo de la huerta. La whyskipedia (bendita sea, con todos sus defectos) la define como "instalaciones individuales de pequeños productores con la intención de producir energía a pequeña escala para venderla a la red eléctrica. Huerta solar tiene su origen en el caracter agrícola porque se realizan encima de huertas, campos, pastos o viñedos y porque metafóricamente se cultiva el sol para producir energía como otro cultivo más de la tierra". Esto es un despropósito. Por definición, hay pocos suelos tan estériles como el que queda inmediatamente debajo de una placa solar, principalmente porque debajo de la placa solar... no da el sol. A mí me parece que esto de la huerta es para darle un aire como de cosa primaverocampestre, ecológica y "cool".
A lo que vamos. Siempre hay un listo que llega antes a todos sitios, recibe un 10% de beneficio el primer año, y se cree con derecho a "compartir su experiencia" con los pobres indocumentados que tienen el dinero en una cuenta rentando el 2% y gracias.
Recuerdo haber hablado con alguno de estos, y haberles advertido que semejante negocio tenía tres fallos principales. El primero, que dependía de un marco regulador tremendamente subvencionado, que podía cambiar en cualquier momento (cosa que se ha producido ya). El segundo, que la tecnología utilizada tenía una vida útil, y que sería necesario sustituirla para alcanzar cotas de producción más eficientes, y en tercer lugar que era una energía tremendamente cara de producir.
Ni por esas. Don Melón de la Huerta miró con ojos de pasmo, mientras repetía la monserga del diezporciento.
Hoy publica Expansión unas declaraciones de Sanchez Galán, presidente de Iberdrola. Las copio a continuación:

En pleno debate sobre las ayudas a las energías limpias, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán asegura que "hay que parar las renovables más caras".
En una entrevista concedida a Actualidad Económica, Galán apunta a la energía solar como una de las culpables del volumen alcanzado por las primas al régimen especial, que incluye a las energías limpias y la cogeneración. En 2009, las primas ascendieron a 6.215 millones de euros.
El directivo salmantino cree que “hay que diferenciar entre las tecnologías maduras, como la eólica, de otras como la solar, un sector en el que hay que imponer un criterio de racionalidad y evitar que se vuelve a generar una burbuja especulativa. Mientras que 1.000 megavatios de eólica suponen 70 millones de euros, la misma capacidad de termosolar cuesta 900 millones, y de fotovoltaica, 600 millones”, argumenta.

 

2 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Estamos, como es habitual con los progres, ante otra de sus fantasmadas ecolo-gilipollúas que sólo producen gasto y poco beneficio.

Buena información la que facilitas porque no sabía el costo de producir esa energía solar, pero siempre he creído que era pura alternativa para quien tiene una casita en un despoblado y disponer de una lampárita por la noche. Como quien tiene una linterna a pilas.
Sale más caro comprar las pilas que pagar a Iberdrola un enganche.

isra dijo...

Normal que se fuese al carajo, como se te ocurre decirle a un lumbreras "que dependía de un marco regulador tremendamente subvencionado".

Y no sólo las inversiones, esas desmedidas y desproporcionadas expectativas de negocio hizo que un amigo mío dejase un trabajo de toda la vida para pasarse al mantenimiento de las plantas eólicas, otro bluff.

No tengo el dato, pero una vez hablaron del gasto económico (y de recursos) que suponían fabricar las baterías de los coches eléctricos... el progreso de los progres, volvemos a la caverna.