miércoles, 4 de noviembre de 2009

NIHIL PRIUS FIDE

Soy relativamente joven, pero estoy chapado muy a la antigua. En mi particular sistema de valores, la confianza es fundamental. Yo me fio de usted y usted se fía de mí. La mutua confianza es como la vajilla de plata: todo el santo día hay que estar sacándole brillo. Se construye día a día, hora a hora… y puede ser destruida en un segundo. Cuando se destruye, como la espada de Saavedra Fajardo, ya no se puede soldar. Se podrá reconstruir una falsa impresión de confianza, pero la verdadera, la sólida, se quiebra para no resucitar jamás. Como en los matrimonios recompuestos, se perdona lo justo, y no se olvida nada.
Me mueven a esta reflexión algunos datos aparecidos últimamente en prensa, respecto a la caída de confianza sufrida por el Registrador. Parece ser que ocho de cada diez españoles no se fía del tipo en cuestión. La verdad es que incluso la mera cifra espanta. La puesta en valor de dicha cifra apabulla. Imaginen ustedes un equipo quirúrgico que se disponga a separar a dos siameses, en el que ocho de cada diez componentes no se fía del cirujano jefe. Catastrófico ¿verdad?. Pues la situación en España es exactamente la misma. Hay que relevar a un gobierno desastroso, y no tenemos otra opción que ponerlo en manos de un individuo del que no se fía casi nadie.
A Rajoy le he llamado el Registrador con toda intención. Uno no deja de ser lo que es por mucho que se dedique a otra cosa. Y Rajoy hace política como quien lleva un registro. Mantiene un libro de Ofensas, Agravios y Peloteos, y dispensa capones y dádivas según se lo indica su registro. Mientras tanto, toda España ha dejado de fiarse de él. Es cuestión de tiempo que muchos de los que han dejado de fiarse empiecen a dejar de votarle (cosa que algunos hicimos hace mucho tiempo).

6 comentarios:

Fernando dijo...

Acertado comentario, muy difícil de no compartir. Se puede aplicar a personas pasadas y lo más grave, se volverá a dar en un futuro inmediato. Al final, casi todos, por unos motivos u otros se parecen como dos gotas de agua.

Paso de señores políticos.

CARTASMARRUECAS dijo...

Y eso, amigo Fernando, que no hemos hablado de dinero. Aciertas de lleno al afirmar que son como gotas de agua. La derecha mediática se ha tirado de los pelos durante meses a costa de los sueldos de Pajín. Ahora va y resulta que Cospedal ingresa la nada desdeñable suma de 125.000 eurazos de vellón año sí, ´ño también, entre sueldos y cesantías. Cuando los políticos se sacuden la badfana, lo hacen como esas hienas que tiran del mismo jirón de carroña. Lo raro es que todavía haya gente a la que este estado permanente de crispación les haga gracia y vayan a votar. Otro día hablaremos de esa insulsez según la cual los que no votamos no tenemos derecho a quejarnos.

Gracias por tu participación

Tellagorri dijo...

La mutua confianza es como la vajilla de plata: todo el santo día hay que estar sacándole brillo. Se construye día a día, hora a hora… y puede ser destruida en un segundo.

El REGISTRADOR, tal como lo describes, no está capacitado para dirigir ni una empresa de cien empleados. Lo suyo es el despachito y analizar las escrituras públicas para darles el visto bueno o no a las operaciones de Dº Inmobiliario (compra y venta de inmuebles).

Si le siguen votando es porque el gentío es, además de otras cosas feas, muy sectario y lo hace con ánimo de perjudicar a OTROS. Sin más.
Yo me fío de éste lo mismo que de ZP :NADA.

Javier Pol dijo...

Llego tarde pero felicitarnos de tu vuelta, y es que nosotros somos los que nos beneficiamos de leerte. Gracias a Isabel y gracias a ti por hacerle caso.


¿Solo ocho de cada diez? Con eso gana las elecciones otra vez, seguro. Imagínate si en la otra acera hubiese un líder de garantías, si con toda la mierda que le cae al PP, le sacan cuatro puntos de ventaja en las encuestas, que no pasaría con alguien con un par al mando de los populares.

Me quedo con lo que dice Tellagorri:

"Si le siguen votando es porque el gentío es, además de otras cosas feas, muy sectario y lo hace con ánimo de perjudicar a OTROS. Sin más.
Yo me fío de éste lo mismo que de ZP :NADA".

isra dijo...

Y lo peor de todo es que su comportamiento caciquil deja mucho que desear, sin sangre, sin espíritu, sin huevos... pero la sumisión a la orden del día por no perder lo poquito que se tiene les hace obedecer como borreguitos sin cuestionarse su nadería.

Has vuelto con la pluma afilada ¿no?

Ah, bueno, ya pueden esperar muy tranquilitos a que los vuelva a votar.

Natalia Pastor dijo...

Oscilamos,Alfredo, entre el horror y el temor.
Esto parece una novela de Joseph Conrad: un loco al mando de la nave que se dirige hacia las rocas y un estúpido arribista acomplejado, como opción con al cual quedarse.
La dicotomía con la cual se enfrenta el electorado es escalofriente.
Sólo los "hooligans" pueden sumarse a esta ceremonia de la mediocridad más indigesta.