jueves, 23 de septiembre de 2010

ENERGÍA TAKIÓNICA... ¡¡¡MENUDO POLVO!!! (PRIMERA PARTE

Decía Chesterton que el hombre, desde que dejó de creer en Dios, cree ya en cualquier cosa. Nosotros añadimos que el hombre es de natural supersticioso, muy dado a las fantasías morunas, aficionado a la jerga científica sin base tangible, y en las últimas décadas, obnubilado por todo lo que huela a oriental (esto creo que es culpa de los Beatles y del citarista aquel que les tenía sorbido el seso, pero esto es una opinión personal).
Les cuento esto a modo de introito, porque he descubierto muy últimamente la existencia de la Energía Takiónica. Según la web de la cosa, la ET es "la energía de la fuerza vital, infinita, sin dimensiones, sin una dirección precisa que fluye a través de nosotros y a través de los espacios de las moléculas de nuestro cuerpo". 

Y añaden "Cuando no fluye esta energía, el organismo no se regenera, surgen molestias, el cuerpo se deteriora y como consecuencia de esto,  surgen bloqueos causados por varias causas como:  contaminación, estrés, radiaciones electromagnéticas y mala alimentación".

Recapitulemos. Dos párrafos, dos puñados de barbaridades. Estos tiempos postmodernos entregan palabras por cosas, y de entre estas palabras, la "energía" es una de las que más éxito ha tenido (otra son las "vibraciones" que ya irán apareciendo). Esto de la "energía de la fuerza vital" es, por supuesto, una mamarrachada. La  fuerza vital no existe. No existe un límite neto, un "sharp cut" entre lo vivo y lo no vivo, como demostró Wohler al sintetizar un compuesto orgánico (urea) a partir de dos inorgánicos. El resto de aseveraciones son, si cabe, más gruesas. Sería de agradecer que dotaran de contenido las palabras "infinito","dimensiones" y "fluir". ¿dimensiones como las de un armario?,¿fluir como un chorrillo?. Chi lo sá...

Lo que sigue es demencial. ¿Conocen ustedes a Alcmeón de Crotona?. De su aportación a la medicina dice Laín "La enfermedad no es ahora mancha ni castigo, sino alteración del buen orden de la naturaleza, ruptura de su equilibrio. Y en el conocimiento racional de su realidad - en la nosología, puesto que de ella formalmente se trata- son claramente distinguidas la causa externa, la causa próxima en la localización del daño. Por vez primera en la historia, la tekhne del médico, además de ser destreza práctica, es a la vez observación metódica de la realidad, physiologia aplicada y sistema conceptual"

El viejo Alcmeón, en su isla, hace veinticinco siglos, ignoraba que la enfermedad se debe a que la energía taquiónica no fluye por los espacios moleculares infinitesimales. El pobre hombre pretendía conocer mediante la observación. Pretendía, sin saberlo, ser científico.

Miren. Cuando un individuo se mete un pincho de mayonesa en mal estado, infestado de salmonellas, le entran unas cagaleras de muerte no por causa "de perturbaciones que transforman y deforman las vibraciones básicas de las células", perturbaciones por otra parte completamente indemostrables (y por tanto indemostradas). Las cagaleras se deben a una serie de mecanismos bioquímicos demostrables, demostrados y reproducibles. Estos mentecatos irresponsables citan a un tal Georges Lakhoysky, que afirmó haber inventado una maquinaria que curaba el cáncer. Citan a un tal Wilhelm Reich, de quien escriben que "demostró la presencia objetiva de la energía orgónica utilizando instrumentos construidos expresamente para este fin, como el orgonoscopio, mediante el cual podía revelar la presencia del Orgon en el aire, el microscopio óptico, oportunamente modificado, por medio del cual demostraba la energía orgónica en las células vivientes, o el medidor del campo orgono-energético, apto para medir el campo energético de los organismos vivientes. Reich, demostró que la energía orgónica, no sólo interactúa con el campo físico, sino que es también parte integrante de la energía-vida-biológica"

El Orgon. La energía orgónica. El campo orgonoenergético. A mí toda esta cháchara me suena al Señor de los Anillos, aunque es de destacar que utilizan la palabra demostró nada menos que tres veces. ¿Qué demostró?.¿dónde lo demostró?¿Donde está el profesor Franz de Copenhage?.
 


2 comentarios:

Javier Pol dijo...

De verdad después de leer, por dos veces lo de la ET, te juro que ahora mismo no se si el caballo blanco de Santiago era blanco o negro. Al Señor de los Anillos no se, pero creo que acabare antes entendiendo la Biblia y el Corán que esto de la energía Takiónica. Voy a llamar a La Moncloa para ver si alguno de los 666 asesores me saca de dudas...

CARTASMARRUECAS dijo...

Amigo Javier:

Cien veces que leyeras lo escrito, cien veces que quedarías estupefacto ante la enormidad de las mentecateces que se relatan. Y te aseguro que hay más, mucho más, tanto en lo de la ET como en un ciento de filosofías y terapias, de cosmologías y "ciencias" que, so capa de ser alternativas y naturales, no dejan de apelar a lo que de irracional y supersticioso tenemos los hombres.
En fin, espero poder disponer de tiempo para publicar algunas otras cosillas sobre estas y otras cuestiones. Espero tambien, por supuesto, contar con tu presencia en esta casa que es la tuya.
Un Saludo.